C's en los Medios

Ciudadanos se lleva el premio del Parlamento

02-01-2017 | El Mundo

El partido de ámbito nacional más pequeño es el que desarrolla, según los españoles, una mejor actitud en el trabajo parlamentario.

 

El partido de ámbito nacional más pequeño es el que desarrolla, según los españoles, una mejor actitud en el trabajo parlamentario. Ciudadanos, encabezado por Albert Rivera, es en este terreno la formación que más convence a los españoles. Y no es sólo que un 30,4%, es decir, prácticamente uno de cada tres consultados, valore su trabajo y su disposición en el Congreso bien o muy bien. Además, es la única fuerza política en la que los satisfechos consiguen superar, aunque por poco, a los descontentos (29,8%).


En el caso de los naranjas, se da la circunstancia de que quienes opinan que su actitud parlamentaria es mala o muy mala son muchos menos que los que creen lo mismo de los restantes partidos.Rivera siempre ha mantenido la máxima de que al Congreso se va a trabajar concienzudamente. Sus lugartenientes, algunos nuevos en las lides parlamentarias, han aprendido a marchas forzadas a jugar con los entresijos del Reglamento y apuestan por participar en todas las negociaciones, ya sean a la vista del público ya sean internas, de pura organización de la vida de la Cámara.Intentan no perderse ni una y son machacones a la hora de reivindicar como propios muchos de los acuerdos que se alcanzan. Se resisten, pese al empuje arrollador del PP, a dejarse comer terreno. Su consigna es: la huella naranja debe notarse y hay que ser insistente y moderado. Ciudadanos es algo así como el alumno responsable, puntual y trabajador al que el profesor nunca regaña.

 

Gracias a ellos, que dieron el primer paso, el país empezó a salir del bloqueo político y fue posible la formación de Gobierno. Los españoles saben bien que ello no hubiera sido posible sin el concurso decisivo del PSOE, pero mantienen en la retina la imagen de un Rivera apostando por la investidura cuando los socialistas aún se mantenían en el «no es no».

 

Ciudadanos vendió su apoyo a Rajoy a cambio de 150 compromisos que, ahora, se esfuerza en recordar a diario en un intento de que nadie olvide su participación en la vida política, porque son conscientes de que su figura corre el riesgo de quedar oculta en la foto, hombro con hombro, de PP y PSOE. A la vista de los datos que arroja la encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO, al menos consiguen que los españoles reconozcan su actividad en el Congreso.En el extremo opuesto del paisaje figura Unidos Podemos. El partido de Pablo Iglesias es, según la ciudadanía (56,7%), el que peor actitud despliega en el Parlamento. Da igual a qué franja de edad pertenezca quien opina: en todas, la calificación negativa supera con mucho a la positiva, hasta el punto de que en el cómputo general únicamente un 13,8% cree que los representantes de la formación morada lo hacen bien o muy bien.

 

Y ello, a pesar de que Unidos Podemos es el partido que más se hace notar. Para los de la fuerza de Pablo Iglesias el espectáculo es un arma política aunque, a veces, a juzgar por la opinión de la ciudadanía, se les vaya de las manos. El problema del que ahora empiezan a resentirse es el de su falta de eficacia en el juego legislativo. A diferencia de Ciudadanos, Podemos tiene muchas de las cualidades del alumno brillante que desperdicia sus aptitudes en la bulla.Los casos del PP y del PSOE entran en el terreno de lo previsible. Ambos son partidos de vieja tradición parlamentaria. Los españoles les conocen bien y, en consecuencia, se muestran exigentes. Ahora, los socialistas purgan todo un año de tensiones internas que se llegó a traducir en la ruptura de la disciplina de voto en la sesión de investidura y que ha supurado durante meses a cuenta del debate catalán. Quizá por ello un 47,3% desaprueba su actitud parlamentaria, en tanto que sólo la aplaude un 14,7%. Incluso entre sus propios votantes ganan los que la rechazan. Es especialmente llamativo que haya más votantes del PP a los que les complace la actitud parlamentaria del PSOE (24,6%), que del propio Partido Socialista (18,2%).

 

Por lo que se refiere al Partido Popular, ahora primer adalid del diálogo y la negociación, el 28% de los consultados afirma que lo hace bien o muy bien, en tanto que el 42% defiende lo contrario. No obstante, entre sus propios votantes logra un altísimo grado de aceptación (71%).

 

* Lee la noticia en El Mundo

 

Volver