Albisteak

Entrevista a Albert Rivera: 'Sánchez ha elegido socios que quieren liquidar España'

27-07-2018 | 20 minutos

Con este Sánchez es muy complicado llegar a un acuerdo. Se está escorando de la mano de Podemos, de los nacionalistas. Y Ciudadanos nació para combatir políticamente al nacionalismo.

  • El líder de Ciudadanos pone en duda que el PP se haya renovado.
  • Se muestra crítico con el presidente del Gobierno por 'rearmar al separatismo'.
  • Asegura que el Valle de los Caídos debe ser 'un cementerio nacional de reconcilación'.

El nuevo presidente del PP, Pablo Casado, presentó este jueves su equipo, con Dolors Montserrat y Teodoro García en primera línea. ¿Qué le parece?

En primer lugar, respeto a las decisiones de los demás partidos. El PP tiene una crisis importante, que no ha superado. Su partido está roto. Soraya Sáenz de Santamaría y su equipo no participaron en esa reunión. Creo que es el primer fracaso. En cuanto a los nombramientos, los partidos tenemos que abrirnos a la sociedad civil, incorporar talento. El PP ha optado por Nuevas Generaciones y por los viejos conocidos del lugar, como Montserrat.

Esa primera Ejecutiva se ha celebrado en Barcelona. ¿Le preocupa que Casado ponga a Cataluña como primer objetivo para su reconquista electoral?

Hay que recordar que el PP en Cataluña está en el Grupo Mixto. Tiene 4 diputados y Ciudadanos 36. Como catalán y español me he sentido muchas veces abandonado por los gobiernos sucesivos de España. Hemos visto lo que pasa con las cruces en Vic, con las playas, con los lazos, con las visiones totalitarias frente a la democracia. Esa es la realidad que vivimos lamentablemente en Cataluña.

Los intentos de diálogo de Sánchez en Cataluña y su llamada política de distensión, ¿podrían legitimar al actual Gobierno a aplicar un 155 duro si tales intentos fracasan?

Creo que el apaciguamiento ha sido siempre un error. Sánchez será responsable del rearme político del separatismo. Les ha levantado el control de las cuentas, les ha dejado que abran nuevamente las embajadas, les ha dado otros 20 millones más para TV3, si no eran suficientes los 200 que se llevaban para hacer propaganda. Sánchez les está dando alas, y será responsable si cogen fuerza.

Al margen de su minoría parlamentaria, ¿dónde ve usted el punto débil del Gobierno Sánchez?, ¿y el punto fuerte?

El punto débil del Gobierno Sánchez es el origen. Un Gobierno, para tener autoridad, tiene que tener urnas y votos. Sánchez no ha sido escogido en las urnas, para mí ese es su peor problema. Además, tienes que tener mayoría para poder sacar leyes y reformas. Y otro punto débil es el de sus aliados. Quien quiere liquidar España no puede ser socio del Gobierno de España, por pura naturaleza. Yo diría que su punto fuerte sería convocar elecciones y reconocer que no ha hecho bien.

Pero Sánchez asegura que no va a adelantar las elecciones.

Si fracasa con RTVE, si no tiene techo de gasto, si no tiene socios... Sigo pensando que estamos en los minutos de descuento de la legislatura, que aquí no va a salir ni una reforma educativa, ni una reforma fiscal importante, ni una reforma de la justicia. España está perdiendo minutos de oro.

La primera cita electoral es en Andalucía. ¿Cómo encaran los comicios?, ¿pueden cambiar el panorama nacional?

La última vez que se votó fue en Cataluña, y ahí Ciudadanos creció muchísimo y ganó las elecciones. Ahora tocan comicios en una comunidad donde el bipartidismo ha sido muy fuerte. Pero habrá que ver si sigue en el 80% de apoyo o baja. Y si Ciudadanos consigue, incluso, superar a alguno de los partidos del bipartidismo. Y habrá que ver si el PSOE sube o baja.

Si la aritmética lo permitiera, ¿esta vez Ciudadanos entraría en el Gobierno andaluz?

Nuestro objetivo es gobernar Andalucía. Hemos conseguido que dimitan imputados como Griñán o Chaves. Hemos conseguido bajar impuestos, quitar el de Sucesiones, algunas reivindicaciones históricas de la comunidad... Ahora, el reto es gobernar Andalucía. ¿Cómo gobernaremos? Tendremos que llegar a alianzas. Y nunca serán con los populistas. Quien vote a Ciudadanos sabe que pactará con el PSOE o con el PP.

¿Cuál es su pronóstico sobre la resistencia de Pedro Sánchez en el Gobierno? ¿Cuándo cree usted que se van a producir las elecciones generales?

Conociendo un poco ya a Pedro Sánchez, creo que él solo va a mirar por Pedro Sánchez. No va a mirar por el PSOE. Ni siquiera por España. Él va a calcular con sus gurús de marketing el momento en el que le vaya mejor a su persona. ¿Qué conlleva eso? Conlleva incertidumbre para el país, porque España tiene que hacer reformas, tiene regulaciones, tiene gente mirando para invertir o no, para crear empleo.

¿Con quién se entendería mejor, con Casado o con Sánchez?

Lo que ha hecho Sánchez hasta ahora no me gusta. Estoy viendo los socios que ha elegido, sus aliados y sus decisiones. Con este Sánchez es muy complicado llegar a un acuerdo. Se está escorando de la mano de Podemos, de los nacionalistas. Y Ciudadanos nació para combatir políticamente al nacionalismo. Si para entenderme con Sánchez, yo me tengo que entender con Torra, pues lo veo imposible. A Casado no le hemos visto todavía en acción en términos políticos. Veremos qué pasa en su partido.

Queda menos de un año para las elecciones municipales y autonómicas y a Ciudadanos aún le faltan muchos candidatos. ¿No va a acelerar el proceso?

Tenemos la sana costumbre, aunque a algunos no les guste, de hacer primarias. Las haremos a principios de 2019.

En la cita electoral de 2015, Podemos optó por gobernar, mientras ustedes optaron por quedarse fuera. ¿Ahora piensa que se pudo equivocar?

Creo que los tiempos nos están dando la razón, ¿no? En 2015, mucha gente nos decía que teníamos que entrar de cualquier manera. Igual lo que hicimos fue muy prudente, igual no es tan sexy políticamente. Pero había que aprender. Para llegar a una institución hay que saber hacerlo mejor que los anteriores. Acceder una alcaldía para hacerlo peor que el PP o el PSOE no es lo que querían los españoles, y es un error electoral.

¿Carmena o Colau lo han hecho peor que sus antecesores?

Ambas son ejemplo de lo que estamos hablando. En Madrid había una alcaldesa como Ana Botella, que no lo hizo bien, y llegó Carmena... Sinceramente, tampoco veo a Madrid entusiasmada con sus políticas de movilidad ni con las económicas. Y Barcelona, igual. Son ciudades en las que se puede aprovechar muchísimo más el potencial que tienen. Ciudadanos va a estar dando esa batalla.

¿Cuaja lo de Manuel Valls como candidato a Barcelona?

He estado hablando con él. Todavía no hemos tomado la decisión formal de presentar esa candidatura conjunta. El está muy animado y muy decidido a estudiarlo.

¿Qué haría Ciudadanos con el Valle de los Caídos?

Nací en 1979. Creo que convertir a un dictador, que nos ha hecho tanto daño y que ha destrozado 40 años de nuestra historia, en el centro del principal debate nacional es ya darle un protagonismo excesivo. Soy partidario de que el Valle de los Caídos sea un cementerio nacional de reconciliación. Evidentemente eso es muy difícil con el cuerpo del que fue dictador, por eso podemos discutir cómo y de qué manera sale o no Franco de ese lugar.

¿Cómo haría ese lugar de reconciliación?

Me fijaría en Arlington, Washington. Es un cementerio nacional, con todos con la misma altura, la misma lápida y color, Y le quiero decir una cosa al señor Sánchez.

¿Qué mensaje quiere darle?

Como le decía Alfonso Guerra a Sánchez el otro día, dejemos de pelear con el fantasma. La mayoría de españoles queremos hablar de educación, del mundo laboral, de la innovación, de la justicia, del mundo global. Si hay que sacarlo del Valle de los Caídos, pues se le quitará, pero España no puede estar estancada en ese debate. El otro día era la tercera vez que lo anunciaba. Y la pregunta es, ¿qué va a hacer usted con la educación? ¿Y con el mundo laboral? ¿Y con la precariedad? Estamos de vez en cuando agitando parte de nuestro pasado, en vez de mirar hacia el futuro.

¿Qué le parece la reforma educativa planteada por Sánchez?

Es un parche tras parche. Ciudadanos intentó un pacto educativo. Y digo intentó porque Sánchez se lo cargó. ¿De verdad el problema de la educación en España es si hay religión o no en la escuela?, ¿de verdad el problema es si hay o no educación para la ciudadanía? Estos son los debates antiguos de PP y PSOE, puramente ideológicos, en vez de pensar en idiomas, tecnología... Si a mí me pidieran qué legado quieres dejar de un gobierno de Ciudadanos, lo tengo claro: sería un pacto nacional por la educación.

 

* Lee la entrevista en 20 minutos

Bueltatu