C's en los Medios

Entrevista a Inés Arrimadas: 'El discurso de Podemos y el de Trump tienen puntos en común'

11-11-2016 | El Economista

'No hemos dado un cheque en blanco a Rajoy, pero la legislatura será larga'

 

Muchos la consideran, junto al líder de su partido, la política que mejor representa el proyecto que defienden: es joven, bien preparada, de verbo fácil y con un discurso ideológicamente muy amueblado, de centro en estado puro.

 

La entrevista con Inés Arrimadas (Jerez de la Frontera, 1981) se celebra aprovechando un pequeño receso en la sesión del Parlamento de Cataluña, donde ella ha reclamado al presidente de la Generalitat una explicación por su anunciada ausencia en la Conferencia de Presidentes autonómicos. No hay preguntas sin respuesta y no tiene pelos en la lengua a la hora de desenmascarar las excusas de los nacionalistas.

 

Licenciada en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, realizó un postgrado en Gestión Empresarial y negocios internacionales. Consultora estratégica de profesión, fue galardonada como subcampeona en la categoría de Joven europeo del año en 2014.

 

Desde entonces, no ha parado de ascender profesional y políticamente. Cuando le preguntas por los autónomos, reacciona rápido y hace un diagnóstico preciso sobre la situación que viven y las medidas a aplicar, algo lógico teniendo en cuenta que su padre, que se jubiló a los 73 años, y buena parte de su familia pertenecen a ese colectivo. "Ser autónomo en España es heroico y se les ha machacado", sentencia.

 

Dice, sin más, que el discurso de algunos dirigentes de Podemos, el de Trump, y otros populistas tienen puntos en común: "Señalan a la casta, alimentan la confrontación, hacen eslóganes sin propuestas y se aprovechan del marketing", afirma. Insiste en que no le han dado ni le darán un cheque en blanco a Rajoy, pero reconoce que están dispuestos a apoyar los Presupuestos y desbloquear España a cambio de reformas.

 

Cree en la diversidad, como seña de identidad del concepto de España, acusa al PSOE de falta de proyecto, a ERC de alimentar la confrontación y a Rufián de perder las formas. Es... genio y figura.

 

¿Cómo ha valorado la victoria de Donald Trump en EEUU?

 

Con sorpresa, como todo el mundo. Después de escuchar las consignas y la campaña que ha hecho Trump, que al final haya ganado con su discurso duro contra las mujeres y la inmigración y con su idea de cerrar la economía americana merece una reflexión.

 

Lo que estamos viviendo en Europa y en EEUU es el mismo proceso: la existencia de una clase media y trabajadora muy castigada por la crisis ha provocado la aparición de políticos con discursos fáciles y pociones mágicas, que -señalando enemigos internos y externos y utilizando la confrontación para canalizar la frustración de mucha gente- se hacen con el poder. ¿Nuestro reto cuál es? Pues saber construir en España soluciones y alternativas para que esas opciones populistas no triunfen.

 

¿Usted ve, como Rivera, similitudes entre el populismo de Trump y el de Podemos? Porque ideológicamente no son ni mucho menos lo mismo...

 

Hay similitudes entre todos los populismos. En Europa ha triunfado el Brexit, sube Marine Le Pen... Y aunque no meto a todos los partidos en el mimo saco, el discurso de determinados dirigentes de Podemos, Trump y otros populistas tiene puntos en común. Son los salvadores de la patria, ofrecen soluciones mágicas muy sencillas a problemas complejos y alimentan la confrontación interna entre buenos y malos. Señalan a los culpables -establishment o la casta-, alimentan la confrontación, hacen eslóganes sin cifras y se aprovechan del marketing.

 

Sea como fuere, ¿habrá que buscar un hueco de entendimiento con el país más poderoso de la tierra o prevé que se enfriarán las relaciones entre España y EEUU?

 

No soy partidaria de cerrar las relaciones con EEUU porque Trump no nos guste. El Gobierno de España tiene que seguir haciendo su labor, independientemente de quién sea el presidente. Sería una temeridad enfriar las relaciones, porque al final lo son entre Estados.

 

¿Esta ola de populismo beneficia o perjudica los planteamientos políticos de Ciudadanos?

 

En Ciudadanos somos conscientes y estamos preocupados por el auge del populismo, pero no podemos limitarnos a denunciarlo sin dar soluciones para que estos mensajes no calen en la sociedad. Si no damos soluciones sensatas, reformas integrales, si no luchamos contra los privilegios de la vieja política sin alimentar la confrontación, el populismo puede triunfar.

 

Hablando de soluciones, PP y C's han pactado sobre los autónomos. ¿Rajoy paga así el precio del apoyo de su partido ofreciéndoles un 'tema estrella' para ustedes?

 

Para nosotros, el tema de los autónomos ha sido fundamental siempre, no sólo en el acuerdo con el PP, sino en nuestros programas electorales y reivindicaciones. Vengo de una familia de autónomos y sé muy bien lo que es vivir en una casa donde no se sabe cuánto se va a ingresar al mes siguiente, donde tienes que adelantar el IVA antes de pagar la factura, donde tienes que abonar la Seguridad Social y las cuotas sea cual sea su situación. Los autónomos son uno de los puntos esenciales del pacto con el PP, pero no el único, aunque sí uno de los más urgentes. Tres millones y medio de autónomos no pueden esperar. Ya han sufrido bastante. Ser autónomo en España es heroico y se les ha machacado.

 

¿Y esa reforma integral tiene que hacerse por consenso con otros partidos?

 

Los autónomos han sido los grandes olvidados, y esa reforma queremos que sea consensuada para que dure mucho tiempo. La medida la incluimos tanto en el acuerdo con el PP como con el PSOE y vamos a instar a los socialistas a apoyarla. Ciudadanos no sólo exigirá a Rajoy que cumpla lo acordado, también recordará al PSOE que no va a poder escaquearse fácilmente.

 

¿Cuáles son los aspectos que priorizan en esa reforma integral?

 

Queremos fortalecer la protección social y los derechos, para ir equiparándolos a las prestaciones del régimen general. En temas, por ejemplo, de permisos de maternidad, para que las mujeres autónomas puedan deducirse la cuota completa, no la mínima, como ahora hacen estas heroínas que son madres. Pretendemos que pueda hacerse un cambio de cuota cuatro veces al año, que se pueda cotizar por los días trabajados, no por meses completos, y que, por debajo del salario mínimo interprofesional, no se paguen cuotas.

 

Queremos plena compatibilidad entre la jubilación y el desarrollo de actividad propia para alargar la vida laboral si se desea, etc. Son muchas cuestiones y por eso hemos pedido que en el Congreso se cree una subcomisión específica del régimen de autónomos.

 

¿Este acuerdo puede ser el primer paso para aprobar los Presupuestos del Gobierno? Porque el PSOE ya ha dicho que no los apoyará...

 

Si en los Presupuestos se trasladan requisitos y exigencias de C's, estaremos dispuestos a apoyarlos y desbloquear España para que haya estabilidad. Somos razonables y no vamos a pedir al Gobierno que en el primer año haga cosas imposibles, que lo cumplan absolutamente todo. Estamos dispuestos a que España tenga Presupuestos, siempre que haya cambios.

 

¿Qué significa exactamente 'cambios'?

 

Que en vez de tantos recursos para chiringuitos políticos haya más recursos para políticas sociales, que se puedan recuperar legalmente esos 2.800 millones de la amnistía antes del 30 de noviembre. Y que...

 

Perdón, perdón. Ustedes piden a Montoro poder recuperar el dinero de la amnistía, pero los inspectores de Hacienda dicen que los beneficiarios de ella están blindados, ¿quién tiene razón?

 

En la amnistía que se aprobó se decía que los defraudadores que afloraban recursos tenían que pagar el 10%. Esa fue la ley, una ley injusta. Al final el resultado es que la media de lo que pagó mucha gente fue el 3%. Queremos seguridad jurídica, pero debemos exigir que la ley se cumpla y se pague el 10%, y se puede hacer antes del 30 de noviembre. Los beneficiarios no están blindados.

 

¿A usted qué le ha parecido que el PSC vuelva a defender el concepto de Cataluña como nación?

 

No es ninguna sorpresa porque llevan mucho tiempo con este doble discurso. Yo respeto todos los sentimientos. Tengo amigos que consideran que Cataluña es una nación, pero yo pienso que España es una nación lo suficientemente diversa y plural como para que Cataluña, Andalucía y Madrid puedan estar dentro. Las tesis nacionalistas intentan alimentar la confrontación entre territorios, pero lo que no es lógico es que el PSOE haya defendido una cosa y la contraria. Se ha movido en la ambigüedad, ha defraudado a sus votantes, y tiene mucha responsabilidad de lo que ha pasado en Cataluña.

 

¿En qué sentido?

 

En el de que han hecho el juego a los dirigentes de partidos independentistas. Han dicho que Cataluña es una nación para luego afirmar que no, y lo mismo hicieron con el referéndum de autodeterminación. La ambigüedad y la falta de proyecto socialista está acabando con ellos. No son directos ni claros con sus votantes, y no tienen proyecto alternativo.

 

Vamos, que lo que ocurre en el PSOE, en términos de enfrentamiento, en parte es culpa del PSC...

 

Lamento mucho lo que hemos visto últimamente en el PSOE y no me alegro de las desgracias ajenas, pero el PSOE hace mucho tiempo que no tiene un proyecto para España. Está más en las peleas internas, las baronías y en los equilibrios territoriales de su propio partido que en los problemas de los ciudadanos.

 

¿La falta de líder puede ser letal con Podemos pisándoles los pies?

 

A mí, más que la falta de líder, me preocupa la falta de proyectos. ¿Qué España quiere el PSOE: una España sin privilegios, una a dos velocidades, o una federal y asimétrica como llegaron a decir aquí? ¿Qué propuestas de reformas tienen, más allá de criticar al PP y a la derecha?. Si ellos no caminan, otros como Podemos le cogerán el paso.

 

¿Qué le ha parecido el nuevo Gobierno?, ¿se fían de que Rajoy cumpla, o le dan de entrada un 'cheque en blanco'?

 

Ni hemos dado ni daremos a Rajoy un cheque en blanco. Nuestras condiciones no se hicieron a puerta cerrada ni pidiendo sillas o favores. Son 150 reformas. Sabemos que la situación no es fácil y que tal vez no hay dinero para todo lo que nos gustaría, pero por esas 150 medidas vale la pena dar apoyo a un Gobierno de España si se compromete a cumplirlas.

 

En resumen, ustedes van a estar vigilantes y Mariano Rajoy va a sentir el aliento de Ciudadanos...

 

Los españoles van a sentir el empuje de C's. No vamos a ser una oposición del no a todo, que obliga a imposibles. No tenemos ningún interés en bloquear España, pero evidentemente seremos vigilantes para que el acuerdo se cumpla con el PP y también empujaremos al PSOE para que acepte lo que estaban dispuestos a aceptar en el acuerdo que suscribimos. Yo veo esta legislatura como una oportunidad.

 

¿Corta o larga?

 

Espero que sea una legislatura larga, porque, si lo es, será porque el PP está cumpliendo. Quien decidirá si la legislatura es larga o corta será Mariano Rajoy. Si él va cumpliendo y si el PSOE también cumple con lo que firmó con nosotros, la legislatura se completará.

 

¿Cree que hay alguna posibilidad de que Puigdemont, Junqueras, etc. se bajen del monte y tengan un mínimo entendimiento con Rajoy?

 

No confío en que de manera voluntaria se bajen del monte, pero espero que se empiece a visualizar que son ellos quienes están bloqueando las reformas para los catalanes.

 

Pues de entrada el presidente de la Generalitat ya ha dicho que no asistirá a la Conferencia de Presidentes autonómicos para hablar del sistema de financiación...

 

Quieren aislarnos y enfrentarnos con el resto de España, pero nosotros a lo nuestro, a seguir defendiendo los intereses de los catalanes, como estamos haciendo. El señor Puigdemont no puede dejar la silla vacía de los catalanes en esas reuniones. Se quejaban de que no había diálogo, y ahora que obligamos al PP a que lo haya y a que haga reformas, dicen que no van. Se les ve el plumero perfectamente. Es intolerable que no quieran hablar de sanidad, educación, financiación, infraestructuras y de cuestiones que afectan a todos los ciudadanos. Eso hay que denunciarlo.

 

¿Una reforma de la Constitución sería el 'bálsamo de Fierabrás' como dicen algunos para evitar lo que llaman 'el problema catalán'?

 

No hay soluciones mágicas, y una reforma constitucional por sí misma no es la solución absoluta para el tema de Cataluña. Hay que hacer grandes reformas que se tendrán que plasmar en la Constitución, aparte de este asunto. La reforma del Senado, eliminar los aforamientos, despolitizar la Justicia, evitar las duplicidades o garantizar la financiación para que cada uno responda por cómo gestiona sus dineros, son pasos importantes. Esperar a una reforma constitucional para intentar contentar al señor Junqueras -que no quiere reformar la Constitución, sino romper España- es absurdo.

 

Y mientras tanto, la señora Forcadell no atiende a la legalidad...

 

No creemos en los privilegios de los políticos, y cualquier ciudadano tiene que ser igual que la presidenta del Parlament. Ella tendrá que cumplir las leyes como todos, porque nadie puede situarse por encima de la ley y luego pedir a los ciudadanos que la cumplan. Dicho esto, hay que iniciar reformas en toda España y abrir espacios de diálogo político para que el Gobierno de la Generalitat no tenga excusas.

 

¿Usted qué sintió cuando vio la intervención de Rufián en la investidura?

 

El tono que utiliza Rufián le hace perder la poca razón que pueda tener, y estoy segura de que incluso algunos votantes de Esquerra no lo comparten. Se puede defender la misma opción política que Rufián sin faltar al respeto y sin ese lenguaje. Creo que hay una estrategia dentro de la cúpula directiva de ERC para alimentar la confrontación con el resto de España. Subir el tono para que alguien lo devuelva y así poder decir que atacan a Cataluña.

 

Hablando de C's, ¿tras el resultado de las vascas y gallegas tienen el riesgo de morir de éxito?

 

Ni hemos muerto ni vamos a morir de éxito. En el Congreso que hicimos en 2011, C's tenía tres diputados en el Parlamento catalán y un puñado de concejales. Hoy tenemos 25 diputados en Cataluña, 32 escaños en el Congreso, representación en 12 parlamentos autonómicos, y 1.500 concejales. El crecimiento ha sido espectacular, somos una fuerza decisiva en el Congreso y en muchas autonomías y, por tanto, de morir nada. En España no existía, en los últimos 30 años, el centro político, y nosotros lo estamos reconstruyendo.

 

Sí, pero el centro lo ocupó Adolfo Suárez y ya sabe cómo acabó?

 

Yo creo que el liderazgo de Albert es el más consolidado de todos los líderes nacionales. Me gustaría que algún día fuera presidente del Gobierno. Tiene cualidades para serlo, es una persona preparada, valiente, dialogante, tiene una idea de España en la cabeza y la ha defendido en el lugar más difícil para defenderlo, que es Cataluña.

 

En los últimos días ha aparecido un nuevo amaño del 3% de Convergencia y los Pujol siguen sin pisar la cárcel, no como otro políticos acusados de corrupción.

 

Estamos en un país donde el sistema no ha ayudado a destapar la corrupción sino a taparla. En España no hemos puesto medidas para evitar que eso ocurra y para actuar cuando pase. En cuanto a Pujol, espero que se investigue hasta el final al ideólogo del España nos roba y al ideólogo de la superioridad moral catalana, que decía que los españoles nos robaban cuando resulta que nos robaban ellos.

 

* Lee la entrevista en El Economista

 

Volver