Noticias

Entrevista a Inés Arrimadas: "Es mentira: hacer decaer el estado de alarma no hacía decaer el Gobierno"

10-05-2020 | ABC

Por primera vez desde que preside Cs ha sido la protagonista de la semana. Su decisión de apoyar la prórroga implica riesgos, pero revela un liderazgo fuerte.

En los casi dos meses de confinamiento Inés Arrimadas sólo ha salido de casa para ir al médico y al Congreso. En su conversación con ABC explica que no ha ido ni a hacer la compra, ni a dar un paseo, ni a sacar al perro. Lógico, si tenemos en cuenta que se encuentra en las últimas semanas de su embarazo. Pero el aislamiento no le ha impedido catapultar a Ciudadanos al centro del tablero político, en todos los sentidos. Otra cosa es el alcance y recorrido de su decisión de apoyar por cuarta vez la prórroga del estado de alarma.

 

¿El objetivo político era recuperar el protagonismo perdido?

Estoy sorprendida de la repercusión mediática, porque la votación era bastante sencilla. Más allá de las piruetas interpretativas, lo que se votaba era si ayer caía el estado de alarma sin un plan B. Lo que sí que es verdad es que le arrancamos tres condiciones porque el Gobierno no puede pensar nunca más que le vamos a apoyar nada porque sí, sin pedir nada a cambio.

¿No cierra la puerta a apoyar nuevas prórrogas?

No es que no cierre la puerta, es que no estoy en esa pantalla. Vayamos paso a paso, se acaban de aprobar quince días. No se sabe qué va a pasar dentro de quince días ni si se va a pedir otra prórroga ni si va a ser necesaria o no. Hay que ser prudentes en esta pandemia.

Sánchez ya dijo en el Pleno que su idea era entre 6 y 8 semanas

Ya veremos, no lo sé. El Gobierno está diciendo muchas cosas y luego no las hace. El Gobierno ha cumplido al desvincular los ERE del estado de alarma y, ahora, vamos a seguir trabajando para que en estos quince días se puedan hacer mejor las cosas y podamos salvar vidas y salvar empleo.

La cuestión es cómo evitar más contagios sin enviar a más personas a la pobreza. Ése es el dilema.

Claro. No podemos descuidar ninguno de los dos objetivos. Proponemos que se vaya saliendo ordenadamente de este confinamiento pero, por ejemplo, aumentando la obligatoriedad de las mascarillas. Para conjugar estos dos elementos hay que tener más test y más mascarillas.

¿Eras consciente del riesgo que implica para Ciudadanos sostener a un Gobierno de Sánchez e Iglesias?

La premisa es falsa.Hacer decaer el estado de alarma no hacía decaer el Gobierno, eso es mentira. Si todos hubiéramos votado que no, seguiríamos con Sánchez e Iglesias en el Gobierno y no habría estado de alarma, ERTE, ni seguridad jurídica. Eso es un falso dilema. La votación era lo que era, no lo que algunos están interpretando. En la investidura todo el mundo me vio votando que no con las dos manos y todo el mundo me vio con la vía 221 intentando que este Gobierno no se formara. Lo que se votaba era si ayer decaía el estado de alarma y nada más.

¿Corren riesgo los gobiernos autonómicos de PP y Cs?

Para nada, vamos. Ya les gustaría a algunos (risas). Los que quieren ver caer a nuestros gobiernos autonómicos se van a quedar con las ganas. Están bastante más fuertes y unidos que el Gobierno de España. Tengo una magnífica relación con Pablo Casado, excepcional, y estoy satisfecha de los acuerdos que tenemos con ellos y vamos a seguir trabajando y demostrando que somos un partido de Gobierno, que gobernamos bien y que estábamos preparados para gobernar.

¿Existe un giro respecto a la estrategia de Rivera?

Yo llevo votando lo mismo respecto al estado de alarma cuatro veces. Los que han cambiado de criterio son otros. Me sorprende que votar lo mismo requiera más explicaciones que cambiar tres veces de posición. Yo sigo pensando de Sánchez e Iglesias lo mismo que hace un año y lo que pensaré dentro de un año, lo que se estaba votando el otro día era si este sábado decaía el estado de alarma. Los que votaron que no sabían y deseaban que no se podía acabar el estado de alarma el sábado.

¿No crees por tanto que haya una ruptura con la etapa anterior de Ciudadanos?

Yo he salido de un congreso extraordinario, con más apoyo que otro líder de los grandes partidos de España. Lo que tenemos ahora, y no hace un año, es una pandemia global con casi 30.000 muertos y con unas expectativas económicas espeluznantes. No sé quién puede estar pensando ahora en votos y en estrategias políticas mientras está muriendo la gente y la gente lleva dos meses sin ingresar nada en su cuenta corriente. Hay una burbuja política que no tiene nada que ver con la realidad de la gente. Y yo siempre voy a estar más en la realidad que en la burbuja. No me importan ni las alabanzas, que he recibido muchas, ni las críticas, me importan los trabajadores, los autónomos y las familias de este país. Y más en una pandemia que va a ser espeluznante. La votación no tenía mucha discusión, era lo que era.

Me consta que ha hablado con Pablo Casado esta semana al menos un par de veces.

Sí, sí. Tengo muy buena relación, hablamos regularmente. No es noticia, no es novedad. Somos socios de gobiernos muy importantes y a nivel personal nos llevamos muy bien. Confiamos el uno en el otro.

Fue el vicepresidente de Madrid, Ignacio Aguado, de Cs, quien puso sobre la mesa la necesidad de acelerar la desescalada. ¿Cuál es el ritmo que hay que imponer?

Lo que ha pedido el Gobierno de Madrid es paso a la fase 1, que no es que cada uno haga lo que le dé la gana. Y, segundo, y esto es súper importante, que a la vez se aumente la obligatoriedad de las mascarillas: Es que tú ahora puedes ir a un súper sin mascarilla. Aguado pide pasar a la fase 1 para ir recuperando poco a poco la actividad económica sin bajar la guardia en lo sanitario. Es un planteamiento sensato en los dos ámbitos.

¿Exigirá a Sánchez más transparencia con las compras de mascarillas y test?

No voy a bajar ni un ápice mi crítica y mi exigencia al Gobierno. Con el tema de transparencia hemos ido al Parlamento europeo. Yo voy a cumplir dos objetivos: denunciar los errores del Gobierno sin pasarle ni una y ser útiles arrancando mejorar en sus medidas, obligándoles a rectificar y dando certeza jurídica a muchos españoles que están sufriendo mucho. Evitar la unilateralidad del Gobierno y las improvisaciones.

¿En este totum revolutum de compras oscuras hay algo más que incapacidad de gestión?

Ha habido errores enormes de gestión e intentos de taparlos y justificarlos. No se debe permitir ni una cosa ni la otra, pero sobre todo la segunda no. El Gobierno llegó tarde y mal y cuando se producen errores no se pueden tapar, sino que hay que corregirlos y explicarlos.

¿Tiene alguna esperanza en que la comisión de reconstrucción del Congreso sea eficiente en la lucha contra el coronavirus?

Los ritmos políticos son desesperantes, no tiene nada que ver con la urgencia de la calle. Hace un mes y medio le dije a Sánchez que pusiéramos un mecanismo para consensuar las medidas sanitarias y económicas. Y va pasando el tiempo. En esta pandemia 24-48 horas son muchísimo tiempo, cada minuto cuenta para vidas y para empleos.

¿Vinculará el apoyo a una nueva prórroga a que se retire el decreto de la Justicia?

Hay que intentar que se corrijan los errores de ese decreto, porque va a afectar a un sector muy importante. Pero estamos en un momento muy incipiente.

¿Está Sánchez aprovechando el estado de alarma para aprobar medidas que en circunstancias normales no podría aprobar?

El estado de alarma está para lo que está. Ha sido necesario para hacer un confinamiento generalizado. El problema es que se declaró tarde. Otra cosa es que se está utilizando para lo que no se debe: enchufar por la puerta de atrás a sus amigos, enchufar a Iglesias en la Comisión del CNI. Y esos son los abusos que hay que evitar.

 

Lee la entrevista en ABC

 

Volver